Guia para el cuidado y mantenimiento de las llantas

Imagen de valvulita

cuidado y mantenimiento de llantas, neumaticoscuidado y mantenimiento de llantas, neumaticoscuidado y mantenimiento de llantas, neumaticos

Las llantas requieren atención a pesar de la buena calidad de la mayoría de las llantas. Hay ciertos términos y conceptos que es necesario que maneje para entender al personal de servicio de su centro automotriz favorito y pueda tomar una decisión correcta. El cuidado adecuado de las llantas es una tarea relativamente sencilla y puede ahorrarle dinero y muchos dolores de cabeza. No hay que ser experto para saber qué revisar. Unos cuantos minutos al mes son suficientes para inspeccionar los puntos esenciales.

Presión de las llantas
La causa más común del deterioro de las llantas es que no están infladas adecuadamente. Las llantas pierden presión con el tiempo y, por lo tanto, sufren de desgaste prematuro e irregular y hacen que el consumo de gasolina no rinda por kilómetro lo que debe. Para que sus llantas tengan el mejor desempeño es indispensable que tengan la presión adecuada. La causa más común del deterioro de las llantas es que no están infladas adecuadamente.

Las llantas pierden presión con el tiempo y, por lo tanto, sufren de desgaste prematuro e irregular y hacen que el consumo de gasolina no rinda por kilómetro lo que debe. Para que sus llantas tengan el mejor desempeño es indispensable que tengan la presión adecuada. Aprenda a conocer sus llantas. Mírelas cuando se sube y baja del coche y se acostumbrará a cómo deben verse. Así podrá detectar problemas antes de que surjan.

1) Escúchelas. Cuando da la vuelta en una calle a una velocidad moderada y oye un rechinido, es probable que una o más llantas estén bajas.

2) Siéntalas. Preste atención a cómo reaccionan a la direccional o si en terreno plano tienden a irse hacia un lado.

Cuando vaya a revisar la presión de sus llantas, consulte el manual del propietario. Algunos autos tienen una placa en el costado de la puerta con las presiones adecuadas. El fabricante ha considerado varios factores para determinar el nivel adecuado de inflado dependiendo de su auto y el tipo de llanta que le queda. Nunca deje que el nivel baje más del nivel recomendado.

A pesar de que en los costados de las llantas viene la presión máxima, este número no indica la presión adecuada para su auto. Al contrario, es la presión máxima que no debe rebasarse por ningún motivo.

Revise la de refacción

Cuando le dé mantenimiento a las llantas o las reemplace, no se olvide de la quinta llanta: la de refacción. Si llegaras a requerirla en la ciudad o en carretera, debes estar seguro de que está en su lugar y correctamente inflada. Recuerda que las llantas pierden aire con el tiempo y si has dejado transcurrir un año desde la última vez que la revisaste, es muy probable que esté baja. Por eso, cuando revises la presión de tus llantas, aprovecha y revisa la de refacción. Nunca sabes cuándo puedas necesitarla.

Llantas ponchadas, cambio seguro

Todos hemos sufrido de una ponchadura y conocemos lo latoso que puede ser. Como nunca se sabe cuándo y en qué condiciones ocurre, te recomendamos que siempre lleves en la cajuela estas cosas muy prácticas:

1) una cobija pequeña

2) guantes gruesos o de jardinería

3) una linterna

Asegúrate que el manual del propietario está en el compartimento de guantes, el gato en su lugar, y de tener nociones de cómo se usa. El manual indica, paso por paso, cómo cambiar una llanta. Una buena idea es que todo motorista practicara, por lo menos una vez, en compañía de alguien más experimentado para evitarse sorpresas el día que tenga que hacerlo.

Desgaste

A medida que las llantas se gastan, también disminuye su capacidad para adherirse al pavimento. Si las descuidas, cuando menos te des cuenta, estarán lisas. Esto puede ser muy peligroso. Cuando revises la presión de las llantas también échale un ojo al dibujo de la llanta. Casi todas tienen una especie de pequeños pelos de hule en las hendiduras del dibujo que sirven para indicar cuándo hay que cambiar las llantas. ¿Cuándo? Cuando el dibujo se ha desgastado y está tan bajo como estos marcadores. Si puedes distinguir que ciertas zonas están más altas que otras o existen áreas particularmente lisas, es indiscutible que no se están gastando de forma homogénea. Consulta a tu mecánico o técnico en una distribuidora de llantas lo antes posible.

Sugerencia para medir la profundidad del dibujo

1) Toma una moneda de 50 centavos e insértala en el dibujo con el número alineado, pero de cabeza, de manera que sobresalga.

2) Si el dibujo llega a cubrirlo parcialmente o llega a la base del número 50, tus llantas están en buen estado.

3) Si puedes ver el numerito del año de emisión (que normalmente está arriba), es que tus llantas están muy gastadas y ya es tiempo de cambiarlas.

Rotación de llantas

Cuando las llantas no están bien balanceadas el manejo del auto no es tan cómodo como debiera: el volante vibra, las llantas se desgastan más y de forma desigual, y las llantas rebotan contra el pavimento. Este problema tiene fácil solución, es sólo cuestión de balancearlas y rotarlas.

Cada llanta del auto soporta un peso diferente, por lo que es natural que el desgaste no sea uniforme. Al rotar las llantas, puedes aumentar su vida. Lo ideal es rotarlas cada ocho o diez mil kilómetros, pero si vives en ciudad o es de tracción delantera, quizá haya que hacerlo más seguido. Consulta el manual del propietario de tu auto para los tiempos adecuados.

Existen varios patrones para rotar llantas. Cruzar las llantas es el más común, pero depende de la preferencia por las paredes laterales, ya que algunas llantas tienen cara negra de un lado y blanca del otro, y del dibujo, pues las de dibujo direccional se deben rotar en la misma dirección. Asegúrate de preguntarle a tu distribuidor de cómo debes hacerlo, según las llantas que hayas adquirido.

La alineación combina varios ángulos y posiciones relativas para que el auto ofrezca menor resistencia al camino, tenga un óptimo desempeño en rectas y curvas, y las llantas sufran un menor desgaste. Una alineación inadecuada se puede sentir cuando el auto se jala hacia una lado o por el desgaste irregular en una o más de sus llantas.